¿Cómo defino el salario que debo pretender en una entrevista?

Uno de los grandes desafíos en la búsqueda de trabajo es determinar el salario a pretender para cambiar de empresa.

Esta es una decisión 100% personal. Pero… hay que conocer qué sucede en el mercado para saber cuánto se está pagando por una posición similar a la que buscamos. Si dejamos esto de lado, corremos el riesgo de plantear una pretensión mucho mayor a lo que se ofrece y las probabilidades de conseguir ese anhelado aumento, pueden bajar drásticamente.

Existen webs que informan salarios para diferentes posiciones que varían en cada país. En algunos países tienen información actualizada y muy buena pero otros lugares no.

Cómo el objetivo de este artículo no persigue ser crítico sobre lo que se informa en diferentes lugares, vamos a dejar de lado esa alternativa y nos enfocaremos en otras para que cada uno pueda buscar sus propias referencias:

Primero y principal!

Dejando de lado el tabú que existe muchas veces de preguntar sobre ingresos… una fuente de información muy relevante son los conocidos que tenemos en el rubro: ex compañeros de trabajo, de universidad, etc. Consultarles a ellos, es nuestro primer paso para armar nuestra pretensión. Por supuesto que, como a no todos les gusta compartir su salario, es importante aclarar el motivo por el que se le está consultando: estamos buscando trabajo y necesitamos su ayuda!

Otro lugar donde podemos averiguar salarios es precisamente en las entrevistas en las que participamos. Si bien uno tiene que llegar a la misma sabiendo cuánto va a pretender, luego de finalizada la reunión podemos consultarle a nuestro entrevistador. Ya que, en ese momento, tenemos enfrente nuestro a un especialista que conoce cuánto piden los candidatos y que se ofrece en el mercado. Es importante aclarar que la consulta va mas allá de la oferta propuesta en esa entrevista!

Una vez que estamos satisfechos con los diferentes datos que tenemos, sacamos un promedio y lo tomamos como referencia. Teniendo en cuenta cómo se definen los salarios en el mercado, recomendamos que la pretensión no supere el 20% de nuestro ejercicio ya que si lo hacemos, probablemente quedemos por encima de lo que se ofrece!


¿Cuándo hay que dar aviso en mi trabajo actual que voy a cambiar?

Cuando uno está por cambiar de trabajo tiene que atravesar ese momento lleno de incertidumbres donde tiene que dejar la estabilidad de su puesto actual y pasar al nuevo. Es un proceso que no solo involucra cuestiones laborales, sino que también contractuales.

Con lo cual, si estás por atravesar un cambio, el timing pasa a ser un actor principal. Porque es lo que te va a permitir cerrar bien tu etapa actual y empezar una nueva de la mejor forma.

Lo primero y más importante! Uno no debería avisar a su actual empleador que está por dejar su puesto de trabajo hasta tener confirmación del nuevo empleador. Es decir que debería notificarlo cuando ya se hayan terminado todos los pasos que se encuentran el proceso de selección y pre-empleo.

Es importante mencionar que todas las empresas tienen diferentes procesos, por eso hay que consultar cuál es la última instancia. En algunas empresas es una oferta telefónica, otras es un mail y en otras por medio de un acuerdo físico que debe ser firmado. Es absolutamente relevante estar 100% seguros de que hemos concluido todas las instancias de selección y que vamos a empezar a trabajar.

Una vez que tenemos la notificación con la confirmación del ingreso, recién allí deberíamos dar aviso en nuestro trabajo actual. A partir de ese punto, uno debería solicitar al menos 10 días hábiles a su nuevo empleador para poder dar cierre de forma prolija a todas las tareas de las que tenemos hoy en día.

Ante la urgencia de tu nuevo jefe en que te sumes a su equipo, es posible que te soliciten que te unas antes de los 10 días hábiles de la confirmación de tu contratación. Siempre, dentro de las posibilidades de cada caso, es bueno solicitar respetar ese tiempo. Más allá de la necesidad de tu futuro jefe, en general es percibido como buena señal que un candidato pida respetar los tiempos de transición ya que muestra compromiso con su trabajo. El día de mañana cuando cambies nuevamente de trabajo, tu futuro jefe va a estar contento de que le des esas dos semanas de margen.


¿Cómo conseguir tu primer trabajo en IT (o de cambiar a uno nuevo)?

En IT la forma de buscar trabajo es única y esto es porque, a diferencia de otras áreas, existe mayor demanda que oferta. Es decir que hay más empresas buscando candidatos, que candidatos interesados en cambiar de trabajo.

Esto genera un comportamiento interesante… los candidatos suelen directamente recibir propuestas de trabajo en lugar de ir a buscarlas!

Dato de color:  En marzo del 2019 tomamos una muestra aleatoria de 200 candidatos que entrevistamos y les preguntamos cuantas propuestas habían recibido en la última semana, el resultado fue -por lo menos - llamativo: 93% respondieron que recibieron entre 1 y 10 propuestas!

El desafío es entonces lograr recibir propuestas y nos enfocaremos en este punto!

Desde reclutamiento trabajamos con la premisa (parcialmente verdadera) de que el mercado de Tecnología se encuentra replicado en Linkedin. Con lo cual es indispensable estar allí para que cuando los reclutadores hagan sus búsquedas, tu perfil aparezca y aparezca en los primeros lugares.

Entonces para aumentar las probabilidades de conseguir trabajo en IT es muy importante tener un perfil actualizado de Linkedin con algunas particularidades y a su vez aprovechar algunos detalles.

Vayamos desde lo mas intuitivo a lo menos intuitivo:

  • Tener todas las experiencias y formaciones, que tengan relación con tu búsqueda, cargadas en el perfil.
  • Si hablás inglés, generá tu versión en ese idioma. Una vez hecho esto, Linkedin activará una opción para que el visitante pueda elegir en que lenguaje se muestre tu perfil. Aquí se explica cómo crear tu perfil en otro idioma.
  • La forma en la que se hace una búsqueda en Linkedin es por palabras clave, y el lugar donde esté esa palabra pesa en el algoritmo de búsqueda. Es importante no abusar de la cantidad de estas sino Linkedin activará su filtro de SPAM y no aparecerás en ningún resultado. Así que hay que poner las palabras clave pero únicamente en donde suene natural (pero sin que falte ninguna!).
  • Agregá reclutadores a tu lista de contactos. Esta red tiene 3 diferentes tipos de vínculos (1º Grado, 2º Grado y 3º Grado), esto impacta en el posicionamiento de resultados en una búsqueda, pero también en la información a la que los reclutadores accederán. Este árticulo lo explica en detalle, pero a grandes rasgos: el 1º grado te permite mandar mensajes directos, el 2º te permite ver la información del perfil y el 3º grado permite ver una versión muy acotada del perfil. Agregando reclutadores accederás a ser contacto de 2º Grado de toda su lista (y los reclutadores como trabajamos con Linkedin solemos tener muchos), aparecerás en los primeros lugares de su búsqueda y ganarás ese momento de visibilidad cuando vea tu Invitación.
  • Cuando un reclutador te haya aceptado escribile un mensaje, es un gran momento para indicarle que te encontrás en búsqueda laboral.

Y por último, por fuera de Linkedin:

  • Contale a toda tu red de conocidos que se encuentren en la industria que buscás trabajo. Dales un poco de información para que en el caso de que vean una propuesta acorde, te la reenvíen. A su vez, hay muchas empresas que premian a los empleados por referir candidatos. Con lo cual, si comparten tu perfil en su empresa, no solo estarán contentos porque te estarán ayudando, sino porque además serán recompensados.
  • En We Recruit IT tenemos diferentes newletters divididos por tecnologías en donde todas las semanas enviamos las principales propuestas que tenemos de cada rama. Si querés recibir búsquedas de la tecnología que dominás, podes solicitarlo desde aquí.

Bonus track: Si te interesa saber más sobre SEO en Linkedin, este artículo tiene datos muy interesantes.


¿Se pueden cambiar las pretensiones económicas durante el proceso de selección?

¡Por supuesto que sí!

De todos modos, se pueden correr algunos riesgos que es importante tener en cuenta.

El principal: que te desestimen del proceso.

Esto puede deberse a diferentes causas, entre ellas porque la nueva pretensión no está alineada con lo que la empresa puede ofrecer o simplemente que no sea bien percibida.

Si estás dispuesto a correr este riesgo, es importante tener presente algunas consideraciones:

  • No es lo mismo cambiar tus pretensiones apenas comenzado el proceso que sobre el final del mismo cuando ya estás a punto de entrar a trabajar. La experiencia nos ha mostrado que las probabilidades de desestimación aumentan conforme avanzan las etapas del proceso ya que no suele ser bien percibido.
  • En el caso de que lo que quieras modificar sean tus pretensiones salariales, te comparto una breve conclusión sobre un estudio que hicimos. Investigamos cuál fue el resultado cuando los candidatos modificaban su pretensión salarial más de un 20% a lo largo de un proceso de lo inicialmente solicitado. El 73% de los casos, fueron desestimados. Con lo cual, si buscas modificar más de un 20% de tu salario pretendido, tenés muchas chances de que no sean aceptado.
  • Cuando transmitas la nueva pretensión es importante justificarla. Ya que la justificación puede aumentar las probabilidades de que sea comprendida y aceptada. En contrapartida, una mala justificación puede ser el puntapié final de nuestro proceso de búsqueda.

Como conclusión, es posible cambiar las pretensiones y las variables que van a impactar serán: la magnitud del cambio, el momento en el que se solicita y la forma en la que se lo comunica. Hay que tener las tres presentes para aumentar las probabilidades de que sean aceptadas.