¿Se pueden cambiar las pretensiones económicas durante el proceso de selección?

¡Por supuesto que sí!

De todos modos, se pueden correr algunos riesgos que es importante tener en cuenta.

El principal: que te desestimen del proceso.

Esto puede deberse a diferentes causas, entre ellas porque la nueva pretensión no está alineada con lo que la empresa puede ofrecer o simplemente que no sea bien percibida.

Si estás dispuesto a correr este riesgo, es importante tener presente algunas consideraciones:

  • No es lo mismo cambiar tus pretensiones apenas comenzado el proceso que sobre el final del mismo cuando ya estás a punto de entrar a trabajar. La experiencia nos ha mostrado que las probabilidades de desestimación aumentan conforme avanzan las etapas del proceso ya que no suele ser bien percibido.
  • En el caso de que lo que quieras modificar sean tus pretensiones salariales, te comparto una breve conclusión sobre un estudio que hicimos. Investigamos cuál fue el resultado cuando los candidatos modificaban su pretensión salarial más de un 20% a lo largo de un proceso de lo inicialmente solicitado. El 73% de los casos, fueron desestimados. Con lo cual, si buscas modificar más de un 20% de tu salario pretendido, tenés muchas chances de que no sean aceptado.
  • Cuando transmitas la nueva pretensión es importante justificarla. Ya que la justificación puede aumentar las probabilidades de que sea comprendida y aceptada. En contrapartida, una mala justificación puede ser el puntapié final de nuestro proceso de búsqueda.

Como conclusión, es posible cambiar las pretensiones y las variables que van a impactar serán: la magnitud del cambio, el momento en el que se solicita y la forma en la que se lo comunica. Hay que tener las tres presentes para aumentar las probabilidades de que sean aceptadas.